martes, 29 de diciembre de 2009

Biografia de Alejandro Magno


ALEJANDRO MAGNO:

UN REY, UN GUERRERO Y UN GENIO

INFANCIA COMO PRÍNCIPE DE MACEDONIA(ANTIGUA GRECIA)

Hace muchísimos siglos, en Macedonia, (Antigua Grecia), en el 356 A. de C., nació un niño de cabellos brillantes como el sol al rey Filipo y a la reina Olimpia y fue llamado Alejandro, cuyo nacimiento alegró a todos.
De su niñez se dice que era feliz cuando estudiaba y jugaba a la par de sus amigos
Hefestión, Cratero, Tolomeo, Erigio, Perdicas , Casandro y otros niños, quienes eran hijos de nobles macedonios. En sus tiempos libres se preguntaba que había más allá de las montañas de su
querida Macedonia.
Ale tomaba conciencia que su padre era un rey importante y que tenía un gran ejército, entonces se propuso igualarlo o quizás superarlo convirtiéndose en un héroe glorioso y capaz de conquistar territorios que su padre jamás lograría llegar.
Ale fue afortunado junto a sus amigos por tener al mejor de los profesores enseñándoles
cuyo nombre fue
Aristóteles. Que tiempos felices vivían el príncipe y sus amigos aprendiendo historia, filosofía, literatura, medicina, gimnasia bajo este profesor genio.

JUVENTUD DEL PRÍNCIPE

En su adolescencia no sólo aprendió la vida de sus personajes favoritos Aquiles y de Hércules sino que aprendió a valorar la compañía desus amigos sobre todo de Hefestión quién lo comprendía tal como era.
Al crecer fue regente del reino de su padre cuando su padre tuvo que viajar con su ejército para defencer al Reino de Macedonia de otras ciudades Helenas que estaban en contra de su forma de Gobierno y de su expansión territorial. El joven Alejandro, cuando contaba con 18 años, luchó valientemente en la Batalla de
Queronea poniendo un grano de arena, junto a los soldados,contribuyendo a que su padre fuera el rey de todos los estados helenos.
Su padre estaba orgulloso de su valentía aunque no todo fue felicidad cuando su padre se separó de su madre provocando relaciones tensas entre padre e hijo.
La discusión en la nueva boda boda de su padre, con una noble de Macedonia, llamada Cleopatra,
provocó que
Ale se fuera de su casa a Iliria.
Afortunadamente, su padre lo llamó y Ale decidió apoyar a su padre en todo y sobre todo en el proyecto de invadir a los persas, quienes en el pasado han hecho daño a todas las colonias griegas, destruyendo las ciudades y los santuarios Sagrados.

EL ASESINATO DE SU PADRE FILIPO Y SU NUEVA VIDA COMO REY

Un pájaro de mal aguero pasó por Macedonia, cuando su padre, el rey Filipo, fue asesinado por un guardaespalda, en la boda de su hija Cleopatra con Alejandro de Epiro, hermano de la madre de Alejandro. Fue una gran pérdida y alegría para aquellos reinos que estaban en contra de la política de Filipo. Ellos pensaban que su heredero no sería eficiente, pero Ale dolido por la pérdida se puso firme y, con seguridad en todo su ser, tomó las riendas de su reino y se convirtió en rey.
Muchos no creían en la capacidad y
Ale sabía que no debía quedarse de brazos cruzados en su palacio sino que debía pelear para mantener su posición entonces reunió un ejercito y fue a tomar represalia en aquellas ciudades que estaban en su contra.
Alejandro Magno, como un huracán, junto a sus hombres arrazaba con todos los pueblos rebeldes. Finalmente, los pueblos griegos toman conciencia de que no era un niñito sino un rey firme y logró que todos lo respetaran que hizo aparecer en Alejandro una alta autoestima.


EXTENSIÓN DE SUS DOMINIOS HACIA EL IMPERIO PERSA, EGIPTO Y LA INDIA

Cuando Ale puso su casa en orden decidió luchar contra los persas y hacerles saber que como no había dos soles no podía haber dos reyes y, sin mirar atrás, cruzó el Helesponto junto a su ejército sin importar que los persas tuvieran un ejército más numeroso que el suyo Ale sentía que podía realizar su sueños porque no sólo sabía que ganaría su gloria sino el mundo entero. Ale mostraba y generaba buena honda a sus hombres que hizo que lograran que ganaran en la batalla del Gránico, que vencieran a la ciudad rebelde de Tiro y haciendo que el rey de reyes Dario huyese dejando a sus hombres a la deriva. Ale ganaba fama en todos lados y los pueblos vencidos no sólo decidieron sino que quisieron someterse bajo la autoridad porque Ale, a cambio de colaboración, no impediría que cambiaran sus costumbres En cada pueblo Ale y sus hombres eran recibidos como diosos, sus amigos no podían creer lo que vivían y cuando Ale llegó a Egipto, que un día fue una potencia mundial, lo consagró faraón e hijo del Dios Amón y después de admirar las maravillas del país fundó la ciudad de Alejandría. Ale se sentía un Dios pero sabía que le quedaba una batalla importante si quería ser rey de Persia, vencer a Darío. Al llegar a Gaugamela, otra vez incentivó a sus hombres y lucharon con la conciencia de que la unión hacía la fuerza sin importar que el adversario tuviera el cuatriple más de hombres Por fortuna, Ale y sus hombres ganaron el imperio. Cuando Dario, al no poder hacer nada para defender su reino, huyo nuevamente. Ale sintió impotencia porque deseaba luchar de frente con el rey adversario. Al final, cuando se consagró rey de reye, llegó trinfante a Babilonia, el reino donde bellos rascacielos, con jardines colgantes, fauna y flora exótica existía provocando asombro en las personas. Desde aquella antigua Babilonia; Alejandro pudo organizar su reino: recompensó a su ejército con riquezas, fundó ciudades, acuñó monedas, otorgó trabajos, ayudó a mejorar el nivel de vida de los científicos, escritores, actores, geógrafos, soldados.

LA BÚSQUEDA DE UNIÓN ENTRE LOS DIFERENTES REINOS GOBERNADOS POR ALEJANDRO MAGNO

El joven rey
Ale sorprendió a sus hombres cuando protegió a los descencientes del rey Dario, cuando éste murió. Además, cuando determinó que los persas fueran parte de su ejército y también decidió vestirse con la ropa que usaba el enemigo de los griegos y macedonios Como Ale era de espíritu inquieto como el viento conquistó territorios hasta llegar a la India ganándose el respeto y la fama. No todos estaban a favor ya que algunos de sus amigos no entendía sus sueños, de unificar las razas y de hacer un mundo unido, lo que llevó a Ale a tomar represalias contra algunos de ellos, es decir, que los soldados que no lograban entender sus proyectos. Alejandro los mandaba a ejecutar. Un caso se dio cuando en una noche de fiesta, el rey borracho, mató a Clito, su fiel amigo y servidor, en una discusión pero al tomar conciencia de lo que había hecho cayó en depresión encerrándose tres días sin comer. Pero como era un hombre que estaba en contra de la cobardía decidió seguir adelante y llegó a base de duras luchas hasta la India. No recorrió más hacia el este debido a que sus hombres no soportaban más las batallas y deseaban regresar a casa.

SUS ULTIMOS AÑOS


Alejandro no sólo se dedicaba a luchar, sino que fundó ciudades, activó el comercio, dió vida a aquellas poblaciones que estaban en el olvido e invirtió dinero para que los jovenes persas recibiesen una educación adecuada e instrucción militar, a fin de integrarlos al ejército.
Sin más remedio, Ale retornó a Babilonia, después se casó por segunda vez con la hija de Dario ya que antes estaba casado con Roxana. Cansado de tantas luchas y sufrimientos, y sobre todo por la pérdida de su querido amigo Hefestión, quien era su mano derecha, ya no se siente el mismo hombre. Sólo piensa en luchar y someter bajo su dominio a los árabes. Planear la conquista y enfrentarse a nuevos desafíos, le ayudaba a olvidar sus penas. Pero a fines de mayo del año 323 Antes de Cristo, el joven rey cae enfermo y después de dos semanas muere por una fuerte fiebre. Lamentablemente, en la actualidad desconocemos de que murió el joven, ya que su cuerpo nunca se pudo encontrar para ser estudiado. El rey que una vez parecía inmortal muere inesperadamente en su cama en el gran palacio de Nabucodonosor, contando con 32 años. Su estirpe se extinguió pero su nombre jamás se pudo olvidar y como él quiso, vivió y murió en la gloria.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada